spot_img
11.5 C
Angol
spot_img

Claudia Aravena de Frontera Sur: En Angol hay mucha sensibilidad artística

La diseñadora y gestora cultural en la actualidad lidera un ambicioso proyecto: busca implementar un espacio de trabajo colaborativo, donde gestores y creadores puedan compartir y colaborar en sus proyectos mutuamente.

Redactado por Eduardo Namoncura / Foto de Gonzalo Ibarra

Claudia Aravena es diseñadora y gestora cultural. Madre de Omara, Baltasar y Teo, quienes, junto a su compañero de vida, el músico Francisco Bascur, han sido parte fundamental en el desarrollo de una carrera profesional. En el mundo cultural ella ha forjado el respeto y admiración de artistas y cultores, no solo en la provincia de Malleco, sino que en Chile y el extranjero.

Nacida en la ciudad de Valdivia, a muy temprana edad se mudó junto a sus padres a Talcahuano, donde se sumergió en el arte y la creación poco después de haber egresado de la Universidad del Bío-Bío. Como ella misma dice, “siempre fui súper inquieta y me metía a muchos grupos”.

Recuerda que “estaba en el grupo de teatro, con el que tuve la oportunidad de viajar mucho; después de eso estuve en un grupo de música, donde conocí a Pancho, lo que me llevó a insertarme dentro de toda la escena musical de Concepción. Entonces formamos un Centro Cultural que se llamaba Áfricamerica, para ello arrendamos una casa y nos hicimos cargo de ese proyecto. En el fondo esa fue mi primera experiencia hacia lo que yo quería hacer el resto de mi vida”. Años más tarde, el 2009, el proyecto se convertiría en el Festival África en América, el que se sigue organizando todos los años en esa ciudad.

En la actualidad han dado vida a Frontera Sur, empresa cultural orientada a la producción musical y audiovisual, la que busca difundir y generar oportunidades para la sostenibilidad de las propuestas musicales de artistas y cultores del territorio, entre otros aspectos ligados a la creación.

¿Por qué deciden radicarse en Angol?

 Pancho es de acá, sus padres viven en Angol. Y por eso vinimos un poco, porque en nuestra idea de familia, con una hija de siete años y otro hijo recién nacido, yo sentía que quedarme con un bebé de dos meses, iba a ser significar para mí el tener que postergarme para privilegiar la crianza de mi hijo. Sentía que en Concepción las cosas pasaban muy rápido, y si uno no está ahí pierde (…) Sentí que tenía que proyectarme en algo que naciera con mi hijo, que pudiera crecer con él. Por eso vinimos acá; hicimos un proyecto Fondart y al año siguiente llegamos a trabajar a la Corporación Cultural de Angol y de ahí en adelante todo para mí fue un proceso de descubrir, crear, imaginar.

¿Qué es Frontera Sur y cuáles son tus sueños con el proyecto que están buscando levantar?

 Frontera Sur son tres partes. La parte músical, la audiovisual y la de diseño. Todos funcionamos juntos porque son servicios complementarios. La idea es generar un espacio que nos permita crear a todos de manera independiente, pero que a la vez podamos desarrollar un trabajo colaborativo. (…) yo quiero que aquí surjan cosas que no se me hubiesen ocurrido a mí. El gran sueño y proyecto es tener un espacio donde haya mucha creación, donde haya creatividad, que salgan cosas, que trabajemos en grupo. A mí me gusta mucho trabajar en comunidad y que, por ejemplo, podamos organizar eventos, ferias, que todos seamos capaces de hacer aportes creativos para este territorio.

El año 2020 participaron en la producción de la película “Dominio Vigente” del director Juan Mora ¿Qué significó para ustedes vivir esa experiencia?

 Nuestra colaboración en Dominio Vigente surge porque conocíamos de antes al director y él venía a grabar a Wallmapu, y Pancho tenía muchos contactos de los lugares donde podía ir él a grabar. Al final terminó grabando con Joel Maripil (artista del Sello Frontera Sur), y ahí tuvimos la oportunidad de conocer cómo se hacía una producción de cine de verdad y mirar los equipos, de conocer nuevas experiencias y aprender.

 En tu rol de gestora cultural, ¿crees que falta apoyo de las instituciones locales en lo que respecta a fomentar a los artistas y creadores locales?

Sería super bueno que pusieran plata y aportaran, pero pienso que es más importante que antes de eso haya una apertura a valorar la creatividad en general. Siento que a las empresas y las instituciones les gusta mucho mostrar lo que hay, pero no están dispuestos a financiar el trabajo que hay detrás.

Entonces, ¿cuál debería ser el rol de las instituciones y las empresas?

Yo pienso que tanto empresas como instituciones deberían aportar más. Pero veo lo que sucede en Angol, donde hay un teatro, un centro cultural, una escuela de arte, hay un parque con un anfiteatro, pero no hay un interés por generar un ambiente fértil para que los artistas se desarrollen (…) Poder tener un lugar donde ensayar, un lugar donde mostrarse, donde también puedan recibir un pago, una retribución por su trabajo. Por ejemplo, hoy los artistas pueden usar el Centro Cultural, pero al hacerlo, no pueden cobrar una entrada, entonces lo que necesitamos es que la autoridad sea capaz de resolver estas problemáticas dentro de los marcos institucionales. Si no tienes las condiciones mínimas, el artista al final no lo puede ver como un trabajo, porque no hay cómo financiarse.

¿Cuál es el principal valor artístico que tiene Angol y por qué merece ser conocido por el mundo?

 En Angol hay mucha sensibilidad artística, hay cinco premios nacionales de arte, hay muchos escritores y pintores. Años atrás, funcionaba la Escuela Normal y eso dejó un legado de profesoras y profesores muy comprometidos con la educación en todas las áreas, además los colegios tienen muy buenas escuelas de artes y música… Hay un festival folclórico de trayectoria. Malleco tiene un valor artístico enorme, que debemos saber poner en valor.

Por estos días Claudia lidera un ambicioso proyecto, que bajo el alero del sello y el trabajo en gestión cultural desarrollado en este territorio, busca implementar un espacio de trabajo colaborativo, donde gestores y creadores puedan compartir y colaborar en sus proyectos mutuamente, aportando con su saber y experiencia al desarrollo de iniciativas y emprendimientos en el ámbito de la cultura.

El equipo de Frontera Sur.

El suplemento digital Somos Mujeres fue financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social del Gobierno de Chile y del Consejo Regional de La Araucanía.

spot_img
spot_img
spot_img